Teatro: Por cuatro días locos

Espacio Máscara apuesta al humor en un ciclo de obras cómicas de grupos de teatro independiente. La propuesta se extiende de jueves a domingo.

Teatro: Por cuatro días locos
“El qué dirán” mezcla stand up e improvisación. La obra de Patricia Tab se presenta el jueves. Espacio Máscara

Williams Sery es parte vital de Espacio Máscara, la sala de La Rioja 836 que programa desde hace varios años un ciclo de humor en pleno febrero. En la bisagra del regreso a las actividades, de jueves a domingo, la sala ofrece el Ciclo de Obras Cómicas.

“Hay, en total, más de 25 en Córdoba. Programamos una obra que produjo Máscara, otras que estuvieron en 2015, y obras que se presentaron en otras salas. En enero hablo por teléfono y me dedico a encontrar a los grupos. Muchos están de vacaciones, y otros, trabajando en las sierras”, señala Williams, el programador. Cuenta que seis años atrás, cuando abrieron la sala, se dieron cuenta de que es muy difícil mantenerla en enero y febrero, los meses en que no hay ingresos para afrontar los gastos fijos.

“Empezamos con las obras para el verano, y decidimos que fueran cómicas porque la gente quiere distenderse en esta época. Traté de que haya variedad: comedia costumbrista, grotesco, stand up, monólogos. Apuntamos a la variedad de público, a la familia, a la comunidad gay. Por eso es tan grande nuestro esfuerzo para que la gente se informe y sepa qué puede elegir”, comenta.

También aclara que el espectador quiere llevarse algo, en términos de contenido: “Frente a una obra, quiere saber qué pasa y por qué. Pide eso al teatro independiente. No piden el chiste fácil. Sabe que va a ver una propuesta más pensada ¡Y pide que sea barata! Mi gratificación es que salen de la función y reconocen que hay mucho trabajo en las obras. Se fijan en la escenografía (aunque pueden perdonar que la obra no la tenga), las luces, la música, las proyecciones. Eso termina con el preconcepto de que el teatro independiente es pobre. La gente se da cuenta de que la mayoría de las obras tiene buena producción”, señala Williams.

La sala con capacidad para 80 personas trabaja con muy buena respuesta de público (entre 40 y 75 espectadores, de jueves a domingo). “Salen contentos. Hemos encontrado ese nicho”, señala Williams.

Esta semana se presenta, el jueves, Historias de amor y de sexo, con Diana Fonss y Atorrantes, grupo de humor. “Es un espectáculo con monólogos de estandaperos. Diana Fonss es transformista y maestra de ceremonias. Con lenguaje adulto, nos gusta aclararlo”, dice Sery. Jueves a las 22. $ 90.

El viernes se presenta El qué dirán, mezcla de stand up e improvisación. “Los actores están entre el público, escuchan conversaciones y luego insertan esos estímulos en el trabajo que tiene una base guionada. Dirige Patricia Tab. A las 22. $ 90.

Damas es una comedia tierna y delirante de Adriana Allende, con dirección de Paulo Barbariga, en la que seis mujeres, abandonadas en una estación de servicio desierta y encerradas en un baño comparten sus historias de vida delante de sus santos populares con la ilusión de que algunos de ellos produzcan un verdadero milagro. Sábado a las 21.30. $ 90.

Y el domingo vuelve PEI (siglas de Proyecto Educativo Institucional), en clave de parodia. Tres actores travestidos interpretan los roles de las maestras que hacen un racconto de lo que sucede en la escuela, desde el jardín, pasando por la primaria, secundaria y finalmente jubiladas. Williams señala que la obra que dirige Teti Cavo ha tenido mucho éxito en 2015: “Funcionó el boca en boca”, dice. Domingo a las 21. $ 100. Reservas al teléfono 425-6678.

Para los responsables de Espacio Máscara existen dos cosas primordiales a la hora de convocar al público y a los artistas. “Pensamos en la diversidad y creemos que hay que saber comunicar la programación a la gente. El público tiene que saber que no es lo mismo un clásico de Goldoni como Un curioso accidente, que Trío. Pijama party, una obra que plantea problemas entre homosexuales. En esta zona, los vecinos se acercan y preguntan de qué se trata la programación. A veces, cuando el tema no los convence, dicen: ‘Vamos a darle una oportunidad’. Después de la función charlamos con el público. Es la forma de saber dónde estamos parados. Que la sala esté climatizada y que el espectador no se sienta incómodo es una forma de no perder el público que tanto cuesta atraer”, concluye Williams.

El ciclo ya mostró las obras: Un curioso accidentePersonen ao koshtadong du MondeMáscaras esconderse detrás y Trío. Vol 2. Pijama Party.

Ver más | vos.lavoz.com.ar

Ver más en Cultura Corriente | Sobre Tablas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *