Sospechas de corrupción en el Incaa

Echaron al presidente del Incaa por sospechas de corrupción
Pablo Avelluto, ministro de Cultura.

Alejandro Cacetta fue desplazado luego de que salieran a la luz presuntos manejos irregulares. La pelea con Pablo Avelluto.

El vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, desplazó este viernes al titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Cacetta, por sospechas de corrupción, según confiaron a LPO desde el Gobierno.

La decisión de echar a Cacetta llega después de que salieran a la luz presuntos manejos irregulares con los subsidios y los proveedores del Incaa. Además, el funcionario mantenía una relación conflictiva con el ministro de Cultura, Pablo Avelluto. En el entorno de Quintana descargaron sobre Avelluto la decisión de despedir al ex presidente de Patagonik Film, una empresa que tiene al Grupo Clarín como accionista.

Pero lo cierto es que la decisión se tomó luego que el poderoso vicejefe de Gabinete lo confrontara con la documentación que le acercaron sobre los supuestos ilícitos en el INCAA, a través de los subsidios para hacer películas y las abultadas compras que realiza el organismo. No tiene un presupuesto menor: Maneja 2.800 millones de pesos por año, que en su mayoría se obtienen del 10 por de impuesto que se le carga a las entradas de cine.

Una de las críticas internas a Cacetta era que no “limpió” el instituto y mantuvo a varios gerentes que provenían del kirchnerismo. La sospecha es que esos gerentes mantenían una estructura de financiación paralela para algunos sectores del kirchnerismo, principalmente a través de subsidios.

Al parecer Cacetta no terminó con eso. El martes por la noche, el periodista Eduardo Feinmann mencionó el caso de Pablo Rovito, director de la Enerc, quien en el pasado habría cobrado por documentales que no realizó. También dijo que la Enerc gastó 8 millones de dólares pero no se construyó nada.

Feinmann también acusó a Cacetta y a su jefe de gabinete, Sergio Bartolucci, por contrataciones sospechosas, como la compra de “dos sillas por 233 mil pesos a una empresa que no vende muebles” y la compra de muebles por 650 mil pesos, que para evitar la licitación se fraccionaron en cuatro facturas pagadas el mismo día.

Según supo LPO, enterado de algunos de estos manejos, Avelluto empezó a presionar para que echen a Cacetta pero este no se quería ir. El ministro entonces le llevó el tema a Quintana, que demoró la decisión hasta este miércoles cuando el tema apareció en los medios. LPO pudo confirmar que la difusión de las acusaciones no fue inocente y estuvo empujada por personas supuestamente cercanas al ministro de Cultura.

Cacetta es un ex productor de películas que llegó al INCAA acercado por el director de cine Juan José Campanella, muy cercano al Gobierno. Antes de llegar a la función pública, Cacetta trabajó como gerente de Pol-ka y posteriormente de Patagonik Film Group, cuyos accionistas son Disney, Artear (Grupo Clarín) y Cinecolor.

Justamente, Feinmann mencionó otra contratación sospechosa con Cinecolor. Según su información, el Incaa le alquiló una planta en desuso a esa firma por más de 600 mil pesos anuales.

Ver más | lapoliticaonline.com

Ver más en Cultura Corriente | Cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *