La cultura crece sin importar la coyuntura

En los hijos de saturno, Juan Chiabrando arma una trama donde los hijos aclaran cosas con sus padres y viceversa, extendiendo el marco puntual de la serie negra a involucrando al personaje en el centro de ese ciclón en el cual muchas veces suelen transformarse los lazos familiares.

Pablo E. Chacón.

La cultura crece sin importar la coyuntura
La cultura crece sin importar la coyuntura.

El libro, que se presenta el próximo sábado en el marco de la undécima Feria del Libro Mar del Plata 2015 Puerto de Lectura, está publicada por la editorial Negro Absoluto que dirige el también narrador, periodista y poeta Juan Sasturain, que oficiará de introductor.

Javier Chiabrando también es periodista y responsable principal del Festival Azabache, que se despliega en simultáneo con el evento; los libros ganadores se publican en la editorial Eduvim.

Esta es la conversación que el escritor sostuvo con Télam.

T : Empecemos por la novela nueva, Los hijos de Saturno (que remite al cuadro de Goya y a una teoría sobre el estatuto de la melancolía). Si podés adelantar algo de su argumento, su trama.

JCH : Los hijos de Saturno remite al cuadro de Goya porque el personaje principal usa ese seudónimo desde que su madre lo anotó bajo ese nombre en un internado de Madrid cuando tenía diez años para sacarlo del medio luego de la muerte del padre. El nombre lo eligieron frente al cuadro, Saturno devorándose a sus hijos. Cuando el pibe pregunta: ¿por qué Saturno se devora a sus hijos?, la madre responde: para que sus hijos no lo se lo devoren a él. A partir de ahí es una novela sobre hijos que aclaran cosas con sus padres. Al fin, Goya se transforma en fiscal, luego en dueño de una agencia de seguridad, se casa con una tenista que le lleva una cabeza (él mide 1,50 mts, pero es un petiso bravo, incluso a la hora de pelear con tipos que lo doblan en tamaño) y que todo el mundo se quiere levantar. Hasta que ese pasado regresa y Goya también sale a aclarar los  asuntos con su padre muerto.

T : Como sea, ¿cómo juega la referencia a Goya -no sé si a la melancolía- en una novela que se sospecha es de género, de género policial?

CH : No es la melancolía el asunto, aunque Goya no está en su mejor momento porque la tenista lo engañó con otro tenista. Y es de género, y espero que lo exceda, al menos eso opina (Juan) Sasturain en tanto director de la colección (Negro Absoluto). Lo es porque hay revelaciones o descubrimientos en curso, una investigación, y lo excede porque elegí un tipo de narrador, que aunque omnisciente, participa y opina sobre los hechos, al punto de que cuando Goya se cruza con LA SEÑORA, la dueña de un diario muy importante, con dos mellizos adoptados, el narrador dice que es mejor no saber su nombre verdadero, porque es peligroso aún para un narrador omnisciente. Además, tiene mucho humor, lo que en el género existe pero no es tan habitual.

T : Las ediciones, los premios del Festival Azabache (que coordinás), ¿seguirán publicándose bajo el cuidado del sello Eduvim?
CH : Sí, como siempre. El apoyo de Eduvim al Azabache fue clave. Este año el jurado estuvo compuesto por Pablo De Santis, Ricardo Romero e Ivan Moiseeff, y el ganador es un escritor de Mar del  Plata llamado Federico Liste, que ya había ganado el Premio Soriano anteriormente.

T : ¿Cómo viene el Festival Azabache este año? Digo: cantidad de obras presentadas, calidad, etcétera.

CH : Considerando que ha sido un año atípico, hemos logrado armar casi cuarenta actividades, entre  charlas, presentaciones y talleres. Así que estoy muy  contento porque hemos comprobado la cantidad de escritores que bancan este festival y eso podría significar en cierta forma que el festival tiene futuro a pesar de tantos cambios. Entiendo que está en la agenda de la ciudad de Mar del Plata y que todos, lectores y escritores lo vemos así. En cuanto a la calidad, hay mucha, y mucha diversidad: el Azabache hace rato que ha dejado  de ser exclusivamente un festival de literatura negra. Eso sí, hemos armado un debate con todos los escritores y sus lectores, bajo el nombre: género negro: ¿boom o crash? para analizar este fenómeno.

T : Finalmente, más personal pero no tanto: ¿Cómo ves el panorama literario en la ciudad, vigoroso, más o menos vigoroso, o debilitado? ¿Y sus perspectivas editoriales?

CH : Desde el primer Azabache hasta ahora he notado un cambio notable, tanto en escritores que editan en condiciones óptimas y en buenas editoriales, como en proyectos editoriales locales. Los motivos son variados, pero creo que la continuidad de la Feria, la del Azabache, entre otras cosas, han ejercido cierta influencia. Y seguramente no hará más que crecer y mejorar. Esta parte es interesante, porque es la cultura que crece sin que le importe la coyuntura. Así debe ser.

Ver más | telam.com.ar

Ver más en Cultura Corriente | Literatura