Día de la Independencia: Contraataque

“Día de la Independencia: Contraataque”: “Es una ilusión, como hacer magia”.

Día de la Independencia: Contraataque
Día de la Independencia: Contraataque

Jeff Goldblum se lo dijo a Clarín en México. Cómo es rodar escenas de acción sin nada alrededor, y la posibilidad de que la exitosa saga continúe.

Desde algún rincón del hotel Four Seasons del Distrito Federal se oye una melodía de jazz en vivo. Cónclave de altos empresarios y políticos mexicanos, pocos se percatan de que el hombre al piano es nada menos que Jeff Goldblum. La figura de Jurassic Park y La Mosca -entre otras- ameniza la espera de una larga lista de entrevistas para promocionar Día de la Independencia: Contraataque, la película que se estrenó este jueves en la Argentina.


A veinte años del lanzamiento de uno de los filmes pioneros del pochoclero cine catástrofe -de la era digital-, 20th Century Fox volvió a convocar al maestro del género Roland Emmerich (El día después de mañana, 2012, Godzilla) y reunió al mismo elenco de la primera parte, excepto a Will Smith (dicen que pidió mucha plata para esta secuela). Quien viene a “reemplazarlo” es Jessie T. Usher -su hijo en la ficción-, el otro actor elegido para esta presentación en México.

Es el debut de Usher en una gran producción de Hollywood. De ahí que Goldblum sea el que tome las riendas de la charla. El magnético Jeff está otra vez en la piel del Dr. David Levinson (uno de los artífices de la victoria de la raza humana en 1996), que ahora es un prócer internacional que preside una coalición espacial integrada por las potencias mundiales. Ese bloque se pondrá en acción cuando los aliens invadan la Tierra durante el festejo del vigésimo aniversario de aquella proeza.

El contraataque extraterrestre viene recargado: una nave nodriza del tamaño de un cuarto de planeta, destrucción masiva de ciudades y una raza más evolucionada -y de mayor tamaño- que en la última invasión. Y aunque parece que la Tierra se había preparado para una nueva invasión -armándose con la tecnología alienígena rescatada en estos años de paz global-, el mundo vuelve a quedar al borde de la extinción.

Es evidente que Goldblum se siente cómodo en estos menesteres marketineros de gran escala. En la conferencia previa a esta entrevista, no esquiva preguntas, y por momentos, hasta sale al rescate de Usher, poco acostumbrado a la maquinaria del showbiz.

Jeff, protagonizaste varios blockbusters, pero también hiciste películas más chicas, independientes, filmes de Wes Anderson. ¿Cómo lográs combinar estilos de cine tan distintos?

Goldblum: Soy un afortunado. Actuar, para mí, es pretender. Es tratar de hacer una linda escena, una linda historia. Y es indistinto si es una gran producción o no lo es. Trato de mejorar y aprender. Así que me gusta la variedad, que cada trabajo sea un poquito diferente. Tuve la suerte de trabajar con grandes directores como Steven Spielberg y Roland Emmerich. Y también con tipos más independientes como Wes Anderson.

Jessie, es tu primer papel importante en una super producción. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Sentís que es una marca en tu carrera?

Usher: Definitivamente va a dejar una impresión en mi vida. Ya la producción en sí misma fue increíble. Las enormes locaciones, los sets, todo fue tan elaborado. Aprendí mucho de esa gran producción. Voy a usar lo que aprendí en esta carrera, que es mi vocación. Ojalá que el público responda de manera positiva.

Jeff, parece que siempre te toca el papel del héroe inteligente, gracioso, pero que no entra demasiado en acción. ¿Por qué?

Goldblum: No sé. Me gusta ese tipo de papeles. Entiendo lo que decís, no es la primera vez que me toca ese rol, y en esta segunda parte también soy un poco el científico sabelotodo. Pero también he hecho muchos roles donde era un tipo muy activo, aunque no lo creas. He sido un maestro de karate cinturón negro, he hecho de asesino perfecto…

Usher: En la primera, en pleno vuelo, medio que entrás en acción.

Goldblum: ¡Es verdad! Me ejercité en el gimnasio y todo.

Y siempre te las arreglás para sobrevivir.

Goldblum: Bueno, sí, a veces. He muerto en un par de películas. Pero acá sigo vivo. A pesar de que estos aliens nos dan un par de duras batallas, logro seguir en pie. Como De Niro en Toro salvaje, cuando pelea con Sugar Ray Robinson y está molido a golpes, sigue parado pero agarrado de las cuerdas, y le dice: “Nunca me tiraste, Ray, nunca pudiste tirarme”.

Imagino que hicieron muchas escenas con una pantalla azul detrás. ¿Cuál es la motivación de trabajar en ese contexto?

Goldblum: Bueno, como dije, me gusta pretender, dejar volar la imaginación. Pero acá también hubo escenas actorales que se llevan a cabo, y personas a las que podés mirar a los ojos y con la que divertirse. Pero claro, después tenés que imaginarte cosas que no están ahí. Y confiar en que Roland Emmerich va a poner cosas para que se vea convincente y te estallen los ojos.

¿Podrían decir que disfrutan más verse en la película ya terminada, que hacerla?

Goldblum: A mí me gustan las dos cosas, verla y hacerla.

Usher: A mí me gusta la diferencia, saber cómo era cuando la hiciste. A veces, mirás una escena y te acordás de haberla hecho sin nada alrededor, y después la vez ya editada y terminada. Creo que es una parte muy interesante de nuestro trabajo.

Goldblum: Claro, es una ilusión, es como hacer magia. Y si es un buen director, pensás: ‘Uff, suerte que me hizo ver bien’. O le agradecés por haber cortado todo lo malo que hiciste.

Jessie, en esta película venís a ponerte en la piel de Will Smith. ¿Sentiste algún tipo de presión por tener que reemplazarlo?

Usher: Al principio, sí. Apenas me enteré de la película, no tenía duda de que quería al menos intentarlo. A medida de que se acercaba el momento de ir al set, empecé a desarrollar una presión interna. Y cuando finalmente llegué al set, y vi cuan tranquilo y relajado era todo, y vi que los nuevos actores éramos bien recibidos por todos los veteranos de la primera película, tuve esta sensación de calidez, me sentí cómodo. Y fue una experiencia muy placentera.

¿Qué me dicen del final? ¿Hay un guiño a una tercera parte?

Goldblum: Bueno, al final hay una referencia que si querés tomarla de esa manera, podés imaginarte que hay una historia para ser contada.

Usher: Sí, siempre hay más historia para contar.

Goldblum: Sí, y Roland Emmerich tiene una idea y está muy entusiasmado, si es que puede y quiere, en continuar esta historia.

¿Y les gustaría estar en una tercera parte?

Goldblum: Si él (Emmerich) la dirige; si hay buenos actores y la historia es buena… En ésta me divertí mucho, así que me gustaría.

Un éxito acá y allá

El jueves, día de su estreno, tuvo un fuerte arranque en nuestro país: la vieron 22.230 espectadores, y en el preestreno nocturno en los EE.UU. recaudó US$ 4 millones. La original, con Will Smith, hace dos décadas recaudó US$ 817 millones en todo el mundo.

Ver más | clarin.com

Ver más en Cultura Corriente | Cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *