De la pantalla grande al Teatro Colón

La Orquesta Estable inaugura la temporada  con un programa dedicado a bandas sonoras de películas.

De la pantalla grande al Teatro Colón

Varias de las melodías más entrañables del cine serán protagonistas del primer concierto que dará la Orquesta Estable del Colón en 2017, bajo la dirección de Mario Perusso, el sábado a las 20 en la sala principal del teatro.

Con una larga trayectoria como director musical dentro del ámbito de la lírica, maestro interno del Colón, después de haber sido su director artístico (desde 1998 hasta 2000), y actual director de la Banda Sinfónica de la Ciudad, Perusso cuenta que se trata de un programa de fácil cocción. “Con la Banda hacemos mucha música de (Henry) Mancini: la melodía del elefantito, de Hatari; obviamente la de la Pantera Rosa. Llevamos esa música a las escuelas. Es un gran momento para los chicos que toman contacto con los instrumentos de la banda, y no sólo los escuchan sino que también los prueban. Una manera de acercarles la música. Pero éste es un programa no didáctico. Creo que irá toda clase de público, y por supuesto habrá quien se acerque atraído por las melodías que recuerda. Es sorprendente, pero el Colón nunca había hecho un programa netamente dedicado a música de películas”.

-¿Cómo elegiste dentro del repertorio de éxitos amplísimo que tiene el cine?

-La primera cuestión era que el repertorio tenía que ser sinfónico. Busqué una cronología, desde Lo que el viento se llevó, de Max Steiner, hasta Amor sin barreras, de Bernstein. Habrá Morricone, Legrand, Shostakovich y John Williams. Habrá de todo, pero no puedo ocultarte que me hubiera gustado tal vez sumar alguna pieza de Bernard Herrmann.

-¿Por qué no pudiste?

-Porque Warner Brothers cerró y todo su archivo musical fue a parar a la Universidad de Los Angeles.

-¿No es más fácil pedir prestado el material a la universidad que alquilárselo a Warner?

-Debería ser más sencillo. De cualquier modo, habría que alquilarlo. Para las orquestas estadounidenses es un trámite sencillo, pero desde aquí es muy difícil conseguirlas a través de nuestras editoriales.

-La música para cine llegó junto con los exiliados de la Alemania de Hitler: Korngold, Steiner, Hermann. ¿Qué característica común encontrás en esas músicas más allá del hecho de que sean incidentales?

-La grandilocuencia, la orquesta explotada a lo grande, como en la música de Richard Strauss.

-En esa cronología que programaste, ¿notás que la música fue volviéndose más y más convencional?

-Sí, es evidente que eso pasó. Es que se descubrieron fórmulas que producen el efecto que se necesita y se utilizan una y otra vez. Aunque también es cierto que las cuestiones económicas están siempre detrás de todo, y cuando no hay dinero la música queda para el final. Las primeras partituras eran tan complejas como una buena ópera. Ahí está el caso de Alexander Nevsky, de Prokofiev, que comenzó como música de película. Las obras más nuevas son sencillas de aprender; son música ‘orecchiabile’ (pegadiza).

Dónde y cuándo

La Música y el Cine va el sábado a las 20. Incluirá una selección de 13 composiciones de filmes como La Strada, Dr. Zhivago, Il Postino y La Misión, entre otros. Desde: $55, en el teatro o por www.teatrocolon.org.ar.

Ver más | clarin.com

Ver más en Cultura Corriente | Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *