Daniel Casares y Toquinho, una mezcla sonora de países y generaciones

Al compás de dos guitarras españolas, la música popular brasileña y el flamenco ibérico se unen este fin de semana por primera vez en el concierto “El arte del encuentro”, que reúne al malagueño Daniel Casares y a Toquinho, uno de los principales músicos brasileños.

Daniel Casares y Toquinho, una mezcla sonora de países y generaciones
Daniel Casares y Toquinho, una mezcla sonora de países y generaciones

La “fusión” de dos estilos y dos generaciones, promovida por el Instituto Cervantes de Sao Paulo, se dará cita en el Teatro SESC Vila Mariana de la mayor ciudad suramericana y que marcará el inicio de una gira por todo el país de Casares, uno de los jóvenes exponentes más premiados del escenario musical español.

Junto con Toquinho, que completa medio siglo de carrera este año, Casares celebra sus 25 años de un trabajo profesional que comenzó desde niño siempre inspirado en el flamenco y ahora cruza el Atlántico con su séptimo álbum, “Picassares”, en el que rinde homenaje al célebre pintor español Pablo Picasso.

“Mi pretensión como artista en esta visita a Brasil es ‘beber’ de la música del lugar y tocar con el maestro Toquinho es un verdadero placer y privilegio. Estoy encantado de poder traer mis temas aquí, como el flamenco”, señalo Casares en diálogo con Efe.

Para Casares, la gira por Brasil será un período de “absorber todo”, desde la música de Toquinho hasta “la atmósfera del lugar” y siempre con el flamenco como punto de encuentro para desarrollar sus ideas.

“El flamenco es mi lenguaje, es lo que siento, como vivo; Sin el flamenco yo no sería músico, es lo que admiro profundamente y es lo que conozco” enfatizó.

Ya Toquinho, que compartió su éxito con otros grandes de la MPB (música popular brasileña) como Chico Buarque o los ya fallecidos Vinicius de Moraes y Tom Jobim, aprovecha también para beber de la fuente de otros artistas internacionales como Casares, porque un artista necesita “reinventarse todos los días”.

Según el brasileño, la fusión del flamenco con la MPB tiene que comenzar con la guitarra, que es la herramienta que expresa el lenguaje de las dos culturas.

“La guitarra tiene todo a ver con el flamenco y España. Pero tenemos aquí toda la brillantez de la interpretación española, que pocos tienen, y eso viene de un asunto cultural y no de hábitos, como es la música”, dijo Toquinho a Efe.

De acuerdo con el músico brasileño, “los hábitos se aprenden, la cultura no. Por eso la fuerza increíble del flamenco se puede mezclar con la MPB” y este tipo de fusión es posible “porque la música no tiene fronteras”.

En las presentaciones del sábado y domingo junto a Toquinho, Casares rendirá homenaje al famoso guitarrista español Paco de Lucía, quien murió en febrero de 2014 y fue elogiado por Toquinho, con quien compartió escenario.

Paco de Lucía, apuntó Toquinho, “sacó el flamenco de su territorio y lo colocó en la guitarra”, abriendo caminos para otros músicos, como es el joven Casares que también “rompe las fronteras de España”.

“La mezcla de las músicas brasileña y española que intentamos hacer es el comienzo de un matrimonio”, bromeó Toquinho.

Además de sus presentaciones en Sao Paulo, Casares actuará en Brasilia y en Río de Janeiro, ciudad en la que se presentará junto a la orquesta sinfónica local en la centenaria Iglesia de la Candelaria.

Con motivo de promover su nuevo álbum en Brasil y desde ya incorporar el “ambiente” brasileño en futuros trabajos, Casares destacó que un artista debe siempre estar “con el instrumento en la mano”, porque la “inspiración se encuentra en muchos lugares, sea en la alegría o en el dolor”.

En Brasil no podrá faltar en su repertorio “Luna de Alejandra”, una obra sinfónica compuesta por él y de sus más conocidas.

Toquinho, sobre la alianza con Casares, resaltó: “Soy un mosaico de todos los lugares por los que pasé y la MPB permite mucho esta cosa camaleónica y de antropofagia de una armonía muy rica, en la que caben todos los tipos de música con una adecuación para cada estilo, como sucede con el flamenco”.

Así como Casares, para Toquinho su lenguaje es la guitarra que será mostrada en plenitud durante las dos presentaciones en la que la MPB y el flamenco se “fundirán” en una mágica sonora de dos generaciones.