Chamamé en Usina del Arte

La Nación Chamamecera late con fuerza en la Usina del Arte.

Chamamé en Usina del Arte

La Usina del Arte, en el barrio porteño de La Boca, se transformó el viernes en el epicentro del primer anticipo de lo que se vivirá en la 26° Fiesta Nacional del Chamamé y 12° Fiesta del Chamamé del MERCOSUR a desarrollarse del 15 al 24 de enero del 2016, en la capital correntina. Una celebración chamamecera que se extenderá hasta el domingo con grandes exponentes del género.

Músicos de la talla de los correntinos Ariel y Néstor Acuña, y los misioneros Los Nuñez que tuvieron como invitados al gran Ramón Ayala y al consagrado Chango Spasiuk, dieron un espectáculo de absoluto virtuosismo que hizo vibrar al público presente, en su mayoría correntinos residentes en Buenos Aires y porteños que disfrutan de la riqueza sonora del chamamé.

Esta Fiesta del Chamamé en un centro cultural como la Usina del Arte, suma trascendencia y convocatoria año a año. En esta oportunidad, el pasado viernes a la noche se realizó el acto de apertura a cargo del ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gobierno de la Provincia de Corrientes, a través del Instituto de Cultura de Corrientes.

El delegado de la Casa de Corrientes en Buenos Aires, Milciades Aguilar, dio la bienvenida y destacó que por segundo año consecutivo el chamamecero tenga un espacio “como este para mostrar esta cultura nuestra” y ponderó él esfuerzo “de mis hermanos de Corrientes” para que la Fiesta Nacional del Chamamé  sea la fiesta que es. “La Nación Chamamecera es una realidad por un pueblo que lo vive con mucha intensidad”, concluyó.

Luego el director de la Fiesta Nacional del Chamamé, Eduardo Sivori, hizo énfasis en la premisa de que el anfiteatro Cocomarola no es la sede del chamamé “lo es el corazón del correntino y del chamamecero”. Y asimismo reflejó que en sus inicios fue una fiesta del calendario turístico y que el correntino contribuyó para su resignificación y transformación en una celebración de su identidad.

Puso en valor el lema de la próxima edición de la Fiesta, “Nación Chamamecera” al señalar que Corrientes es la cuna y capital indiscutida del género, pero las raíces culturales y el chamamé con sus diferentes matices es el denominador común de una vasta región del sur de América Latina. Una región que incluye a las provincias de Chaco, Misiones, Formosa, Entre Ríos, Santa Fe y el conurbano bonaerense, al igual que los estado del sur de Brasil y el sur del Paraguay, conformando un universo de más de 35 millones de almas unidas por la música.

Seguidamente se proyectó el tráiler de la próxima edición de la Fiesta Nacional del Chamamé, y se presentaron a puro baile: la Reina de la Fiesta Nacional del Chamamé, Florencia de Pompert y el Yeroky Yara, Cayo Fernández. El gerente ejecutivo del Instituto de Cultura de Corrientes, Javier  Quiroz, aprovechó la oportunidad para hacerle entrega del libro “Por los caminos de plata” a la referente de la Usina del Arte, Karina Barrosi.

Música y felicidad

Los primeros en subir al escenario del auditorio de la Usina del Arte, en el barrio porteño de La Boca, fueron los hermanos Ariel y Néstor Acuña. Músicos oriundos de Paso de los Libres que junto a una conformación de músicos de lujo dieron cátedra de chamamé con “Pueblero de allá ité” de Pocho Roch, y otros clásicos de Mario del Tránsito Cocomarola, Osvaldo Sosa Cordero y Antonio Tarragó Ros. También presentaron temas propios como “En mi juego”, de autoría de Néstor Acuña.

En un  tramo de la actuación los músicos agradecieron el acompañamiento del público e invitaron a quienes aun no conocen la Fiesta del Chamamé, a que lo hagan, “si no conocen la Fiesta del Chamamé, aun no conocieron la felicidad”, expresaron.

Un intenso recorrido musical que permitió que Ariel engalane la velada con su voz y guitarra, acompañado por su hermano en piano y acordeón en una simbiosis sin grietas. Además del color que aportó el violinista y el músico correntino a cargo del bajo.

Música esperanzadora

Seguidamente se presentaron los hermanos Juan Ramón (bandoneonista) y Marcos Alberto Nuñez (guitarra). Los misioneros demostraron una vez más su excelencia como músicos y contaron con dos invitados de lujo: el juglar Ramón Ayala y un cierre ovacionado junto al Chango Spasiuk.

Los Nuñez iniciaron con tres temas instrumentales que lograron generar un clima especial en el auditorio de la Usina del Arte, donde el público acompañó con un silencio respetuoso y al final con un aplauso cerrado por el virtuosismo de estos dos chamameceros.

Con Ramón Ayala, llegó el momento de los clásicos con la fuerza de tema como “Cosechero”, “Posadeña Linda” y “Señor de los Campos”. Durante su participación, el cantante y compositor agradeció la invitación y llamó a defender lo local por sobre lo extranjero, tanto en la música como en las distintas manifestaciones culturales.

Al final tuvo lugar la gran sorpresa de la noche. El Chango Spasiuk acompañó a Los Nuñez dando un espectáculo que recibió la ovación del público presente. Spasiuk expresó el placer de compartir nuevamente un escenario con sus compueblanos y resaltó el complejo universo que gira alrededor del chamamé.

Señaló que hay diferentes formas de tocar y bailar, “pero hay algo en común en toda la música chamamecera: la esperanza. El chamamé es una música profundamente esperanzadora, y estoy feliz de formar parte de esta Nación Chamamecera”.

Lo que viene

La Fiesta del Chamamé en la Usina del Arte continúa hoy con la actuación de Mauro Bonamino, el chaqueño Coqui Ortiz y el cierre con una bailanta a cargo de Juancito Guenaga. El domingo será la tercera y última jornada que contará con la presentación de Los de Imaguaré, Florencia de Pompert y Milagros Caliva, y el pai Julián Zini y Neike Chamigo.

Origen | Prensa Cultura.

Ver más en Cultura Corriente | Bellas Artes