Ayer nomás: 50 años del primer disco de Los Gatos

En una batalla legal similar a la de Paul McCartney por recobrar los royalties de Los Beatles, el creador de “La Balsa” fue más allá y reeditó en su sello Melopea siete LPs de su mítica banda de los años 60.

“Firmé el contrato de Los Gatos con RCA Victor cuando yo era menor de edad. Vendieron más de seis millones de discos y con los años RCA se vendió a un grupo alemán, BMG, que luego se unió con Sony, y luego terminó convertido en Sony Music. Con ‘La balsa’ hicieron cualquier cosa, lo metieron en cualquier compilación que no tenia nada que ver y llegaron a hacer cosas que me dan vergüenza, como una promoción de un supermercado en la que regalaban un casete de “La balsa” con una hamburguesa. Pero, además de todo eso, no editaban los discos: hace un cuarto de siglo que los discos de Los Gatos no están disponibles en ningún lado. Al final, el año pasado me dio una especie de ataque de locura y decidí reeditar en CD y en vinilo los seis LPs de Los Gatos por mi cuenta a través de mi sello, Melopea”.

Litto Nebbia, padre fundador del rock argentino, no puede disimular su indignación cuando relata a este diario los pormenores de la nueva edición remasterizada de los discos de Los Gatos, disponibles otra vez desde hace unas pocas semanas. Los discos no sólo incluyen temas esenciales de nuestra música popular, desde “La balsa”, “Viento dile a la lluvia”, “Ayer nomás”, “Seremos amigos” o “El rey lloró” -cuya difusión fue prohibida durante el Gobierno de Onganía “por fomentar la lucha de clases”- sino también dos álbumes que se encuentran entre los mejores jamás grabados por un grupo de rock argentino, “Beat N° 1” y “Rock de la mujer perdida”, ambos con una formación que, además de incluir a Nebbia en voz, Ciro Fogliatta en teclados, Alfredo Toth en bajo y Oscar Moro en batería, llevaba a un incipiente Pappo en primera guitarra.

Luego de un cuarto de siglo, estos seis discos vuelven a estar disponibles no sólo en la Argentina sino también en todo el mercado hispanoparlante, ya que Nebbia cuenta orgulloso que ya tuvo pedidos de España y Perú. Pero para que esto sea posible, Litto Nebbia tuvo que animarse a patear el tablero del negocio de la música, ya que una vez decidido a sacar los discos por su cuenta, envió una carta documento con fecha del último 6 de febrero a Sony Music, explicando sus intenciones.

“Quiero que me prueben que no puedo sacar los discos”, dice Nebbia ” y que se hagan cargo del daño que le hacen a un autor si no ponen sus discos a disposición del público. Hay que imaginarse, si yo debo vivir de mis derechos de autor por un tema que puede vender millones como “La balsa”, evidentemente si no lo reeditan durante un cuarto de siglo no voy a cobrar nada”.

La remasterización la hizo el mismo Nebbia junto al tecladista de Los Gatos, Ciro Fogliatta -llamado por Andres Calamaro “el mejor tecladista del rock nacional”- junto al ingeniero de sonido Mario Sobrino. Justamente Calamaro, junto a Fito Páez, es uno de los que comentan los discos en la edición de vinilo que estarán disponibles a fines de marzo.

Para la remasterización se contó con la misma consola Rupert Nive que Nebbia en su momento le había comprado a RCA Victor cuando cerró sus puertas. Y para disponer de los masters, Nebbia y Sobrino habían contado en principio con el apoyo de Sony, ya que en 2007, cuando Los Gatos se reunieron y dieron un show en el Gran Rex, la idea era, como siempre debió haber sido, acompañar la reunión con el relanzamiento de los discos, cosa que no sucedió, como explica Nebbia: “Cuando anunciamos la reunión del grupo en 2007 hubo una aproximación de Sony para relanzar los discos, pero nos ofrecían un contrato que era aun peor que el que había firmado con RCA Victor cuando yo era menor de edad, era algo imposible”.

Sony Music, por su parte, le contestó a Melopea y a Nebbia otra carta documento la semana pasada, donde lo acusan de no respetar los derechos fonográficos de la discográfica, y aseguran que no cumple los contratos que lo mencionan sólo como autor de la letra y música pero no de los derechos fonográficos. “Te tratan como un criminal”, afirma el músico, “niegan todo lo que les digo en mi carta documento; yo quiero que me prueben que los discos no son míos. Y finalmente, que me hagan lo que quieran, pero los discos ya están volviendo a ser escuchados por la gente”.

Evidentemente el duelo legal recién empieza, pero hay un factor que ni Sony Music ni Nebbia todavía han lanzado en el paño: según la ley argentina e internacional, los derechos de copyright de un fonograma duran 50 años, por lo que el primer disco en cuestión, es decir “Los Gatos Vol 1”, también conocido como “La balsa”, ya entra en el dominio público. Por este motivo, tambien Paul McCartney está peleando por recuperar la música de los Beatles.

Ver más | ambito.com

Ver más en Cultura Corriente | Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *